Historias de Amor


Cuando el amor es verdadero no falla, porque si falla no es amor, porque el amor es perfecto. Este vídeo es muestra de eso.
Cuando des play al reproductor, verifica que el audio de este se encuentre activo.

Reflexión de Crecimiento Espiritual


¿Qué podemos dar a los demás? 
Simple, lo que damos a los demás es lo que nos damos a nosotros mismos. Cuando das algo bueno o positivo, eso mismo te estás dando a ti mismo, de igual manera, cuando das algo malo, te estás llenando de esas cosas que no te hacen bien. Así que antes de actuar, reflexiona.

Saludos amigos.

Lito Martz.


El Esfuerzo


El esfuerzo de hoy, será el éxito de mañana. Son muchos más los que triunfan por ser persistentes, que los que triunfan por ser talentosos. El talento depende de la inspiración, pero el esfuerzo depende de cada uno.


Valora lo que tienes, aprovecha cada momento de tu vida


LECCIONES DE VIDA.

Si supiéramos realmente cuán corta es la vida ¡Jamás perderíamos un solo momento! A veces no hay próxima vez, a veces no hay segundas oportunidades, a veces es ahora o nunca.

Por eso es tan importante aprovechar cada momento y tratar hacer siempre lo correcto...
No te calles un te quiero.
No guardes un abrazo.
No temas pedir perdón.
No contengas una carcajada.
No pierdas la oportunidad de demostrar tu cariño.

La vida son momentos y son esos momentos los que precisamente le dan sentido a la vida.

A veces también tienes que aceptar el hecho que algunas personas han entrado a tu vida como una felicidad temporal. No te aferres a nada ni a nadie. Si algo no funcionó no te quedes en el pasado, sigue adelante.

Aprovecha en vida a tus padres, porque cuando ya no los tengas desearás tan sólo un minuto para decirles cuánto los amas... Ve ahora mismo y dales un abrazo, no pierdas más tiempo para demostrar afecto. 

Cuando la vida es dulce sonríe, cuando es amarga, da gracias por lo que tienes y sigue adelante.

No esperes el momento perfecto, toma el momento y hazlo perfecto.

Ama la vida porque es el único regalo que no recibirás dos veces.

Como siempre ante todo actitud positiva. Haz bien y no mires a quien. 

5 Hábitos que convierten tu casa en un hogar tóxico


Un hogar equilibrado es fuente de bienestar, un sitio al que siempre nos apetece regresar porque encontramos la fuente depazy apoyo que necesitamos. Un hogar tóxico genera malestar y nos convierte en personas más vulnerables a enfermar, tanto a nivel físico como psicológico, es un sitio donde nos sentimos mal y del que solo nos apetece huir.

Entornos mentalmente tóxicos

El concepto de “entornos mentales tóxicos” fue propuesto por Kalle Lasn. Hace 30 años, se produjo un fuerte movimiento “verde” motivado por la creciente preocupación de las personas por el hecho de que la toxicidad del medioambiente pudiera enfermarlas. 

Un grupo de psicólogos trasladó este concepto a nuestra salud mental, analizando cómo ha cambiado nuestro estilo de vida en los últimos años y el incremento de los trastornos mentales. De hecho, en los países occidentales más desarrollados, problemas como la esquizofrenia han aumentado en un 45% desde 1985, según datos de la OMS. En el Reino Unido, la depresión en la adolescencia ha aumentado de un 6% a un 18% desde 1987. Hoy, si le preguntamos a cualquier persona que encontramos por la calle, es probable que refiera sentirse ansiosa, estresada o abrumada.

Algunos psicólogos indican que estos problemas mentales tienen su causa en un cambio profundo a nivel cultural que se refleja en un estilo de vida marcado por el consumismo, la falta de Inteligencia Emocional, un cambio en la escala de valores y una creciente dificultad para mantener relaciones interpersonales asertivas. Los hogares suele ser el entorno donde todo comienza, o donde se perpetúan esos comportamientos tóxicos.

La convivencia no está exenta de conflictos. Sin embargo, no deberíamos permitir que ciertos comportamientos terminen haciendo que nuestro hogar se convierta en un entorno mentalmente tóxico. Nos jugamos la vida. Así lo confirma un estudio realizado en el University College London en el que le dieron seguimiento durante 12 años a más de 10.000 personas. Estos psicólogos descubrieron que quienes mantenían relaciones negativas tenían un mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos con consecuencias mortales.

Las actitudes y hábitos que debemos desterrar de los hogares

1. Los gritos
Los gritos comienzan siendo excepcionales pero pueden convertirse en la norma. Sucede sin que nos demos cuenta. Un día gritas porque crees que no te entienden, al día siguiente porque piensas que no te escuchan y al otro porque quieres tener la razón a toda costa. Así se convierten en pan cotidiano. Sin embargo, los gritos esconden el germen de la violencia. Implican el deseo de imponer el poder y avasallar al otro. Sus consecuencias para los niños son aún peores. Un estudio realizado en la Escuela de Medicina de Harvard reveló que los gritos pueden alterar de forma significativa y permanente la estructura del cerebro infantil afectando la integración entre las dos mitades del cerebro, lo que puede provocar problemas de personalidad y afectar su equilibrio emocional.

¿Cómo solucionarlo? En la casa debe haber una norma muy sencilla: no gritar. Cada miembro debe recordar que gritar no le dará más razón. Es importante cultivar la empatía y la asertividad. Los gritos siempre son una muestra de la incapacidad para gestionar la situación.

2. La hostilidad
Si entras en casa y de repente sientes como si un peso cayera sobre tus hombros, es probable que se deba a que se respira un ambiente de hostilidad. Hay hogares en los que no hay entusiasmo, donde las personas casi nunca se dedican una sonrisa sino que, al contrario, muestran actitudes hostiles y actúan como si los demás fueran sus adversarios. En estos hogares prima la ley del más fuerte, por lo que es muy difícil encontrar reposo y tranquilidad.

¿Cómo solucionarlo? Cuando el hogar se convierte en un campo de batalla, no hay ganadores, todos pierden porque se rompe el equilibrio. Por eso, es importante centrarse en solucionar los problemas, más que en buscar culpables. 

3. El drama
En la vida atravesamos momentos dramáticos. Sin embargo, cuando el hogar se convierte en un drama cotidiano, la desesperanza, la frustración y la depresión no tardan en sentar casa. Ese dramatismo suele provenir de personas que siempre encuentran un problema para cada solución, que se centran solo en los aspectos negativos de la vida y que han hecho de las quejas su modo de vida. Esas personas terminan “contagiando” el hogar, haciendo que flote sobre el ambiente una bruma de pesimismo.

¿Cómo solucionarlo? Adoptando una actitud más positiva, que también terminará siendo contagiosa y puede contrarrestar las actitudes negativas de los demás. Es importante hacerle ver a esa persona, sin atacarla ni criticarla, cómo sus actitudes dañan a todos y crean un clima emocional muy negativo.

4. El caos
El espacio donde pasas varias horas al día termina influyendo en tu estado de ánimo. Por eso, un espacio desorganizado y caótico puede terminar provocando ese mismo caos mental, es un espacio donde no apetece estar y que genera estrés. Se ha apreciado que cuando estamos inmersos en entornos desorganizados y caóticos, nuestro cerebro tiene más dificultades para procesar la información, lo que produce una sensación de sobrecarga, afecta nuestra productividad y aumenta la ansiedad y el estrés. No obstante, esa confusión no se refiere únicamente al espacio físico sino también a la falta de reglas que garanticen una convivencia fluida entre los miembros del hogar. 

¿Cómo solucionarlo? Es importante que en todo hogar reine el orden y que existan unas normas de convivencia, aunque sean implícitas, de manera que cada quien conozca los límites que no debe traspasar.

5. La desvalorización
Si en el seno del hogar no se valora, aprecia y respeta a sus miembros, es difícil que estos logren desarrollar una buena autoestima y tengan la seguridad necesaria para afrontar la vida. Existen muchas formas de desvalorización, desde no reconocer los esfuerzos de la persona hasta minimizar continuamente sus logros o incluso pasarlos por alto. En algunos hogares se crean dinámicas muy nocivas en las que se etiqueta a uno de los miembros como la "oveja negra" de la familia o el chivo expiatorio. Obviamente, esas dinámicas no solo son negativas para quien carga con las culpas sino también para el resto de los miembros ya que les impide asumir sus responsabilidades y madurar como personas.

¿Cómo solucionarlo? Cada persona es única, y la debemos valorar por ello. No debemos pedirle peras al olmo sino aprender a centrarnos en sus puntos fuertes y en lo que las hace especiales. Cada quien brilla con luz propia, debemos cerciorarnos de alimentar esa luz, no de apagarla.


Tomado de: www.rinconpsicologia.com

El Ego


Un científico descubrió el arte de reproducirse a sí mismo tan perfectamente que resultaba imposible distinguir el original de la reproducción.

Un día se enteró de que andaba buscándole el ángel de la muerte, y entonces hizo doce copias de sí mismo.

El ángel no sabía cómo averiguar cuál de los trece ejemplares que tenía ante sí era el científico, de modo que los dejó a todos en paz y regresó al cielo.

Pero no por mucho tiempo, porque, como era un experto en la naturaleza humana, se le ocurrió una ingeniosa estratagema.

Regresó de nuevo y dijo: "Debe ser usted un genio, señor, para haber logrado tan perfectas reproducciones de sí mismo, sin embargo, he descubierto que su obra tiene un defecto, un único y minúsculo defecto".

El científico pegó un salto y gritó:
"¡Imposible! ¿Dónde está el defecto?". "Justamente aquí", respondió el ángel mientras tomaba al científico entre sus reproducciones y se lo llevaba consigo.

"Todo lo que hace falta para descubrir al "ego" es una palabra de adulación o de crítica".

Aprenderás


Después de algún tiempo aprenderás la diferencia entre dar la mano y socorrer a un alma, y aprenderás que amar no significa apoyarse, y que compañía no siempre significa seguridad.

Comenzarás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas...

Comenzarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada al frente, con la gracia de un niño y no con la tristeza de un adulto y aprenderás a construir hoy todos tus caminos, porque el terreno de mañana es incierto para los proyectos y el futuro tiene la costumbre de caer en el vacío.

Después de un tiempo aprenderás que el sol quema si te expones demasiado. Aceptarás incluso que las personas buenas podrían herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas.

Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma... Descubrirás que lleva años construir confianza y apenas unos segundos destruirla y que tu también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de la vida.

Aprenderás que las nuevas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias, y que no importa qué es lo que tienes, sino a quién tienes en la vida, y que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir.

Aprenderás que no tenemos que cambiar de amigos, si estamos dispuestos a aceptar que los amigos cambian.

Te darás cuenta que puedes pasar buenos momentos con tu mejor amigo haciendo cualquier cosa o simplemente nada, solo por el placer de disfrutar su compañía.

Descubrirás que muchas veces tomas a la ligera a las personas que más te importan y por eso siempre debemos decir a esas personas que las amamos, porque nunca estaremos seguros de cuándo será la última vez que las veamos.

Aprenderás que las circunstancias y el ambiente que nos rodea tienen influencia sobre nosotros, pero nosotros somos los únicos responsables de lo que hacemos.

Comenzarás a aprender que no nos debemos comparar con los demás, salvo cuando queramos imitarlos para mejorar.

Descubrirás que se lleva mucho tiempo para llegar a ser la persona que quieres ser, y que el tiempo es corto.

Aprenderás que no importa a dónde llegaste, sino a dónde te diriges y si no lo sabes cualquier lugar sirve...

Aprenderás que si no controlas tus actos ellos te controlarán y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa cuan delicada y frágil sea una situación: Siempre existen dos lados.

Aprenderás que héroes son las personas que hicieron lo que era necesario, enfrentando las consecuencias...

Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica.

Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee cuando te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte.

Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos.

Aprenderás que hay mucho más de tus padres en ti de lo que supones.

Aprenderás que nunca se debe decir a un niño que sus sueños son tonterías, porque pocas cosas son tan humillantes y sería una tragedia si lo creyese porque le estarás quitando la esperanza.

Aprenderás que cuando sientas rabia, tienes derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho de ser cruel.

Descubrirás que sólo porque alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todo lo que puede, porque hay personas que nos aman, pero que no saben cómo demostrarlo...

No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo.

Aprenderás que con la misma severidad con que juzgas, también serás juzgado y en algún momento condenado.

Aprenderás que no importa en cuántos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles.

Aprenderás que el tiempo no es algo que pueda volver hacia atrás, por lo tanto, debes cultivar tu propio jardín y decorar tu lama, en vez que alguien te traiga flores.

Entonces y sólo entonces sabrás realmente lo que puedes soportar; que eres fuerte y que podrás ir mucho más lejos de lo que pensabas cuando creías que no se podía más.

William Shakespeare